3.5.1 SOLUCIÓN DE PROBLEMAS

1. COMPRENDER EL PROBLEMA. Parece, a veces, innecesaria, sobre todo en contextosescolares; pero es de una importancia capital, sobre todo cuando los problemas a resolver no son de formulación estrictamente matemática. Es más, es la tarea más difícil, por ejemplo, cuando se ha de hacer un tratamiento informático: entender cuál es el problema que tenemos que abordar, dados los diferentes lenguajes que hablan el demandante y el informático. – Se debe leer el enunciado despacio. – ¿Cuáles son los datos? (lo que conocemos) – ¿Cuáles son las incógnitas? (lo que buscamos) – Hay que tratar de encontrar la relación entre los datos y las incógnitas. – Si se puede, se debe hacer un esquema o dibujo de la situación.
2. TRAZAR UN PLAN PARA RESOLVERLO. Hay que plantearla de una manera flexible y recursiva, alejada del mecanicismo. – ¿Este problema es parecido a otros que ya conocemos? – ¿Se puede plantearel problema de otra forma? – Imaginar un problema parecido pero más sencillo. – Suponer que el problema ya está resuelto; ¿cómo se relaciona la situación de llegada con la de partida? – ¿Se utilizan todos los datos cuando se hace el plan?
3. PONER EN PRÁCTICA EL PLAN. También hay que plantearla de una manera flexible y recursiva, alejada del mecanicismo. Y tener en cuenta que el pensamiento no es lineal, que hay saltos continuos entre el diseño del plan y su puesta en práctica. – Al ejecutar el plan se debe comprobar cada uno de los pasos. – ¿Se puede ver claramente que cada paso es correcto? – Antes de hacer algo se debe pensar: ¿qué se consigue con esto? – Se debe acompañar cada operación matemática de una explicación contando lo que se hace y para qué se hace. – Cuando se tropieza con alguna dificultad que nos deja bloqueados, se debe volver al principio, reordenar las ideas y probar de nuevo.
4. COMPROBAR LOS RESULTADOS. Es la más importante en la vida diaria, porque supone la confrontación con contexto del resultado obtenido por el modelo del problema que hemos realizado, y su contraste con la realidad que queríamos resolver. – Leer de nuevo el enunciado y comprobar que lo que se pedía es lo que se ha averiguado. – Debemos fijarnos en la solución. ¿Parece lógicamente posible? – ¿Se puede comprobar la solución? – ¿Hay algún otro modo de resolver el problema? – ¿Se puede hallar alguna otra solución? – Se debe acompañar la solución de una explicación que indique claramente lo que se ha hallado. – Se debe utilizar el resultado obtenido y el proceso seguido para formular y plantear nuevos problemas.
Hay que pensar que no basta con conocer técnicas de resolución de problemas: se pueden conocer muchos métodos pero no cuál aplicar en un caso concreto. Por lo tanto hay que enseñar también a los alumnos a utilizar los instrumentos que conozca, con lo que nos encontramos en un nivel metacognitivo, que es donde parece que se sitúa la diferencia entre quienes resuelven bien problemas y los demás.
Dentro de las líneas de desarrollo de las ideas de Polya, Schoenfeld da una lista de técnicas heurísticas de uso frecuente, que agrupa en tres fases, y que extractamos:
ANÁLISIS.
1. Trazar un diagrama. 2. Examinar casos particulares. 3. Probar a simplificar el problema.
EXPLORACIÓN.
1. Examinar problemas esencialmente equivalentes. 2. Examinar problemas ligeramente modificados. 3. Examinar problemas ampliamente modificados.
COMPROBACIÓN DE LA SOLUCIÓN OBTENIDA.
1. ¿Verifica la solución los criterios específicos siguientes?: a) ¿Utiliza todos los datos pertinentes? b) ¿Está acorde con predicciones o estimaciones razonables? c) ¿Resiste a ensayos de simetría, análisis dimensional o cambio de escala? 2. ¿Verifica la solución los criterios generales siguientes?: a) ¿Es posible obtener la misma solución por otro método? b) ¿Puede quedar concretada en caso particulares? c) ¿Es posible reducirla a resultados conocidos? d) ¿Es posible utilizarla para generar algo ya conocido?
Finalmente, hacemos una recopilación de las estrategias más frecuentes que se suelen utilizar en la resolución de problemas. Según S. Fernández (1992) serían:
- Ensayo-error. – Empezar por lo fácil, resolver un problema semejante más sencillo. – Manipular y experimentar manualmente. – Descomponer el problema en pequeños problemas (simplificar). – Experimentar y extraer pautas (inducir). – Resolver problemas análogos (analogía). – Seguir un método (organización). – Hacer esquemas, tablas, dibujos (representación). – Hacer recuente (conteo). – Utilizar un método de expresión adecuado: verbal, algebraico, gráfico, numérico (codificar, expresión, comunicación). – Cambio de estados. – Sacar partido de la simetría. – Deducir y sacar conclusiones. – Conjeturar. – Principio del palomar. – Analizar los casos límite. – Reformular el problema. – Suponer que no (reducción al absurdo). – Empezar por el final (dar el problema por resuelto).

About these ads

Acerca de andreagirl2000

Soy una chava buena onda

Publicado el enero 2, 2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: